Aumento de precios en frutas y verduras impacta la economía mexicana

La sequía persistente y las olas de calor extremo han sido identificadas como las principales causas detrás del encarecimiento de productos esenciales como el tomate, azúcar, pepino, cilantro y frijol. Según datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), estados como Tamaulipas y Veracruz han reportado aumentos de hasta un 200% en el precio de ciertas verduras. El cilantro, por ejemplo, ha visto un aumento significativo, pasando de 100 pesos a 360 pesos por racimo para los comerciantes.

Otros productos como el brócoli, chayote y lechuga también han experimentado incrementos considerables en sus precios, reflejando las dificultades enfrentadas por los productores debido a las condiciones climáticas desfavorables. El jitomate, conocido por su volatilidad en los precios, ha pasado de costar alrededor de 10 pesos a un promedio de 35 pesos por kilo.

Perspectiva de Expertos y Organizaciones

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) ha expresado su preocupación por el impacto de estos aumentos en la economía doméstica, señalando que la falta de cuidado en los cultivos y la falta de acciones contra el cambio climático han contribuido significativamente a la escasez y el aumento de precios.

Según un informe del Banco de México (Banxico) sobre las economías regionales correspondientes al primer trimestre de 2024, se observa una disminución notable en la producción de alimentos cruciales como el cilantro, chayote, lechuga y chícharo. La sequía ha afectado severamente a casi todas las regiones productoras, desde el norte del país hasta estados centrales y del sur como Michoacán, conocido por su producción de aguacate.

Proyecciones y Recomendaciones

Si las condiciones climáticas no mejoran, se espera que la escasez y el encarecimiento de estos productos persistan, impactando negativamente tanto a los consumidores como a los productores agrícolas. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha advertido sobre posibles incrementos globales en los precios de alimentos básicos debido a fenómenos climáticos extremos como la sequía, sugiriendo la necesidad de políticas y acciones para mitigar estos efectos.

En resumen, el aumento de precios en frutas y verduras en México es un reflejo preocupante de los desafíos climáticos actuales, subrayando la importancia de medidas preventivas y estrategias de adaptación para garantizar la seguridad alimentaria y económica en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *