La evolución emocional de Pete Docter y el legado de «Intensamente»

“Mi hija está cambiando”, es lo primero que pensó el director Pete Docter cuando su pequeña de 11 años iba perdiendo esa alegría para “volverse más callada y retraída”. El escenario fue algo así: Elie iba cumpliendo años y, como resultado, parte de su brillo desaparecía en el desarrollo de esta nueva persona. Como papá, Pete fue testigo de las dificultades que enfrentó en este proceso y esta experiencia fue la inspiración para crear la película Intensamente (Inside Out), estrenada en 2015 y que acaba de lanzar su secuela este año.

Unos años antes, el animador de Pixar incluso había trabajado con Elie Docter para Up: una aventura de altura. Para este proyecto, la niña dio voz a Ellie Fredicksen, la versión infantil de la esposa de Carl que se caracterizaba por ser escandalosa y aventurera. Sin embargo, esos colores vibrantes en ella fueron apagándose conforme vivía los cambios propios de su edad.

“Ver a mi hija me ponía un poco triste”, confesó para The Washington Post durante el lanzamiento del film animado. Y agregó: “Como padre, yo jugaba y era parte de ese ‘jugar a fingir’. Y eso se estaba yendo [a los 11]. Eso fue una gran parte de la película”.

Había veces en que Elie colapsaba y lloraba por cosas como los exámenes u otras vivencias externas al entorno familiar. La vida comenzaba a complicarse. “Mañana tengo que hacer este examen y no estoy lista”, imitó Pete esas habituales crisis que se apoderaban de su hija. Entonces, era una cuestión mental y, por ende, se iba a referir a procesos que estaban dentro de la mente humana… Sin duda, algo difícil de concretizar, pero no imposible.

“Una de las grandes decisiones que tomé al principio fue decir que la película está ambientada en la mente, no en el cerebro”, afirmó. “No hay vasos sanguíneos ni dendritas, es un poco más abstracto”. De cierta manera, era revolucionario, porque el cine y la televisión animada ya se había encargado múltiples veces de mostrarnos internamente el funcionamiento del cuerpo humano. Pero, la psicología como tal nunca había sido utilizada para abordar lo que ocurre en la psiquis de un niño.

El crecimiento de los niños “es triste, hermoso y necesario”

En Intensamente, al igual que la vida de su hija, estaba presente el apuro por crecer: “Todavía son niños, y quieren estar ahí. Pero ven la adultez y quieren estar ahí. Así que están completamente en este espacio extraño y tambaleante”, explicó en conversación con Vulture. En el film, la estabilidad de Riley se ve afectada cuando sus padres deben mudarse de ciudad y ella cambia de escuela primaria.

La transformación radical de su rutina somete a sus emociones a una revolución, empezando por la tristeza no expresada que intentaba enmascarar ante los demás (con ayuda de Alegría). Según Pete Docter, “eso fue algo fundamental a lo largo de toda la película: Tratar de captar esa dificultad — que los niños crecen y es triste y es hermoso y es necesario”.

Aunque presenciar todo lo que atravesaba Elie en esta etapa resultaba extraño para él, también se veía reflejado a sí mismo. “Desencadenó mis propios miedos”, recordó. “Yo era bastante nerd de niño, y las cosas me estresaban. Me preguntaba: ‘¿Cómo encajo y qué digo? ¿Cuáles son las cosas sociales que debo hacer?’ Y luego, en quinto grado, mis padres nos mudaron [de Minnesota] a Dinamarca. Era todo eso”.

Es por ello que, pese a que Elie nunca tuvo un amigo imaginario, Riley sí recibió uno propio: el adorable elefante rosa Bing Bong. El diseño del personaje vino del que Pete Docter imaginó en la niñez, el cual describió como “un pequeño elefante que conducía un pequeño coche. Me lo imaginaba dando vueltas. Era una forma de pasar el tiempo. Sabía que no era real, pero me divertía imaginarlo”.

Ahora, desde la perspectiva de padre, se esfuerza por ser más empático y busca comprender qué desencadena esa explosión de emociones. “Tener hijos es como obligarte a ser menos egoísta, porque te preocupas tanto por estos otros chicos y empiezas a poner sus intereses primero”, reflexionó Docter, como una especie de ejercicio de ver el futuro, durante una entrevista en 2009, varios años antes de poner en marcha el proyecto de Intensamente.

La propia tarea de criar a sus dos hijos, junto a su esposa, Amanda, mientras no dejaba de trabajar en sus películas, marcó de cierta forma sus creaciones. “Creo que ser padre ha afectado cada película en la que he trabajado”, admitió. Durante la producción de Monsters, Inc. (2001) ya era padre y tenía a dos pequeños en casa esperándolo todos los días.

Cuando Intensamente debutó en pantallas de cines en todo el mundo, Elie Docter había cumplido los 16 años y ya había visto la película unos meses antes. Fue como ver en retrospectiva sus propias experiencias personales y, de acuerdo a lo que reveló su padre tras su estreno, “le saltaron las lágrimas”. Si bien, el cineasta no estaba seguro “de cuánto ve de su propia vida en la película”, no pudo olvidar sus felicitaciones a secas: “Buena película, papá”.

En una entrevista de 2016, Pete Docter habló con The Guardian ante la posibilidad de una secuela y dijo que lo habían hablado, “pero aún no hemos encontrado nada que sienta que lo merezca”. Asimismo, no descartó que sucediera, porque tal vez era “inevitable” que llegara tras el éxito y reconocimiento que obtuvo el largometraje original.

Unos años después, en septiembre de 2022, Disney confirmó que una segunda parte estaba en desarrollo. Amy Poehler y Docter hicieron el anuncio en la D23 Expo, aunque este último no regresó a la dirección, sino que lo dejó en manos de Kelsey Mann con Meg LeFauve como guionista (ya había asumido este cargo en su predecesora).

Intensamente 2 se lanzó el pasado 13 de junio en América Latina y, hasta el cierre de esta nota, ha recaudado un total de 799 millones de dólares en taquilla mundial. La primera película obtuvo 857 millones en 105 días de proyección.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *